La depresión posparto es muy común cuando acabas de tener a tu bebé, esta es una condición que afecta a aproximadamente el 15% de las madres. Normalmente comienzas a tener ganas de llorar todo el tiempo, pero no te preocupes porque no estás sola, en: http://catalinafuster.com/, te podrán ayudar a superar esta etapa de la mejor manera.

La mayoría de las mujeres cuando tienen a sus hijos, no son diagnosticadas con esta enfermedad, y no reciben ningún tipo de tratamiento. Sin embargo, pedir ayuda es una de las mejores cosas que puedes hacer si estás padeciendo este tipo de enfermedad, además de ser prevenible.

¿Qué síntomas puedes sentir en la depresión posparto?

En la depresión posparto, se pueden presentar una gran variedad de síntomas, los cuales son recurrentes, y si tienes alguno de ellos, la mejor opción es solicitar ayuda de inmediato:

  • No tienes ganas de hacer nada, solo de quedarte metida en cama todo el día.
  • Al mirar a tu bebé te puede dar lástima, y comienzas a sentir deseos de no haberlo tenido.
  • Te la pasas todo el día dándole vueltas a tus pensamientos en tu cabeza.
  • Te avergüenzas de las cosas que piensas, pero no quieres buscar ayuda.

En el caso de que te encuentres pasando por algo parecido, debes tener en cuenta que estos son síntomas comunes de la depresión posparto, y este es el momento perfecto para ir al psicólogo. Esto porque es una enfermedad muy común, y requiere de atención de un profesional en el tema.

Causas comunes

A pesar de que en la actualidad no se conoce la causa exacta de este tipo de depresión, se han logrado establecer algunos factores que pueden hacer que comiences a experimentar la depresión posparto. Dentro de ellos tenemos:

  • Trastornos físicos: estos pueden obedecer a ciertos trastornos como la anemia, o incluso alteraciones hormonales, como puede ser una alteración en el balance de las hormonas tiroideas.
  • Experiencia de parto: se ha establecido una relación bastante clara entre la depresión posparto, y una experiencia de parto traumática, como el uso de fórceps, o cesáreas urgentes, lo cual puede desencadenar la enfermedad.
  • Falta de sueño: para nadie es un secreto que los ciclos de sueño se alteran, especialmente cuando llega un bebé a casa, pero es necesario que las madres descansen incluso con pequeñas siestas, especialmente para mantener un balance hormonal adecuado en todo el cuerpo.

¿Qué hago si me está afectando esta enfermedad?

La mejor opción que tienes es a la hora de padecer esta enfermedad, es aceptarla, y darte cuenta de que necesitas ayuda. A pesar de que sientas que puedes superarla tu sola, la mejor opción es acudir con un especialista, porque de esta manera podrás tratar mucho mejor este tipo de enfermedad.

Recuerda que, los especialistas estarán siempre dispuestos a ayudarte, y pueden saber exactamente como te estás sintiendo, puesto que esta es una enfermedad bastante común, y que requiere de un tratamiento clínico, para que puedas seguir con tu vida normal, así que la mejor opción es pedir ayuda cuando la necesitas.