Home » Empresas » Custodia Compartida

Custodia Compartida

Las cifras anuales de divorcio van en aumento con cada año que pasa. Aunque la palabra ha conseguido romper el tabú, existe un elemento que aún hace de esto un territorio complicado: los hijos.

Desde hace años existe una forma de equilibrar las responsabilidades, educación y decisiones que involucran a un menor (o menores) en caso de un divorcio, esta es la custodia compartida.

Diferenciar este tipo de custodia con la custodia monoparental

En la custodia monoparental, el cuidado de los menores es concedido a uno de los padres. Sobre este recae toda responsabilidad y privilegio. Usualmente, este tipo de custodia es concedida a la madre. El padre que no posea la guardia puede o no estar limitado a un régimen de visitas, y en varios casos tiene el deber de cumplir con una pensión alimenticia.

En la custodia compartida, derechos y privilegios son de ambos padres, y por lo tanto ambos tienen la posibilidad de convivir con el menor constantemente.

Custodia compartida conjunta y custodia compartida de carácter alterno

Los jueces clasifican este tipo de custodia en dos ramas, cada una depende de si el cuidado de los niños será por periodos o no.

La custodia compartida conjunta: los padres comparten los mismos valores y responsabilidades. De hecho, con esto se procura que los menores se desarrollen en un entorno que simula una familia tradicional. Los padres no deben compartir la vivienda, sin embargo, las responsabilidades son para ambos como si se compartiera el hogar. En estos escenarios, el juez puede determinar que el menor tenga dos domicilios (uno por padre, respectivamente).

La custodia compartida de carácter alterno establece periodos mensuales, semestrales o anuales de guardia. Es decir, un menor puede pasar tres meses con un padre y tres meses con otro. Durante este tiempo, quien no posea la guardia está amparado por un régimen de visitas que permite la convivencia con el menor. El incumplimiento del régimen de visitas puede ser penalizado con una multa de un mes o dos.

 

Efectos de la Custodia Compartida en los hijos

Todo divorcio es complicado para los hijos, sin embargo, sobrevivir a ellos sin cicatrices emocionales y psicológicas es perfectamente posible. Para ello, ambos padres deben manejar el evento con madurez emocional y por lo tanto, la decisión de compartir la custodia debe ser de mutuo acuerdo preferiblemente.

Respetar el espacio y la autoridad del otro es primordial a la hora de crear un entorno sano para los hijos. Asesorarse sobre cómo hacer la custodia compartida es la mejor manera de evitar problemas a corto y largo plazo.