Home » Salud » Radiofrecuencia facial para arrugas

Radiofrecuencia facial para arrugas

La radiofrecuencia es un tratamiento de medicina estética que combate el envejecimiento y sus síntomas más visibles: las arrugas y la flacidez. ¿Cómo? Básicamente son ondas que calientan la piel llegando a las capas más profundas de la dermis para contraer el colágeno y la elastina y conseguir una piel más tersa y sin arrugas.

 

Beneficios de la radiofrecuencia

Dependiendo de la zona, se obtienen unos beneficios u otros pero básicamente estos son los principales que produce la radiofrecuencia facial:

  • Efecto lifting en cara y cuello
  • Eliminación de arrugas profundas
  • Rostro terso y definido
  • Arrugas de expresión suavizadas
  • Uniformidad al rostro mejorando el cutis
  • Eliminación de bolsas y ojeras
  • Mayor elasticidad
  • Piel más luminosa

 

Dónde se aplica

Esta técnica de rejuvenecimiento, se puede aplicar tanto en cara como en cuerpo pero las zonas más comunes donde se aplica la radiofrecuencia para combatir la flacidez es la cara:

  • Para tensar la frente y hacer desaparecer las arrugas
  • En los ojos para rejuvenecer la mirada
  • Levantar los pómulos y tener un rostro con un volumen más definido y joven
  • Mandíbula y papada para tener un rostro definido y sin flacidez ni arrugas.

 

Contraindicaciones

Es un método no invasivo y que no causa dolor, solamente sentirás calor. Obviamente, se deben seguir unas precauciones para no correr ningún contratiempo posible como ir a un especialista altamente cualificado o no tomar el sol post tratamiento.

A parte de esto, no hay más contraindicaciones y los únicos efectos posibles son: enrojecimiento o pequeñas irritaciones. Pero si la radiofrecuencia la realiza un buen especialista no tiene porqué haber ningún de efecto a posteriori más que un buen resultado que borrar las arrugas.

 

Resultados

Los resultados son inmediatos desde la primera sesión, pero se puede necesitar más de una sesión dependiendo del caso, llegando hasta incluso a 6 sesiones. Los efectos duran meses o incluso años y es quizás uno de los tratamientos de estética que da resultados más naturales.