Con la llegada del verano y el sol ardiente, no son pocas las personas que notan picor y quemazón en su piel, además de enrojecimiento. Ello se conoce como alergia al sol. Algunos cerrajeros Paterna la tienen. Cualquier persona está expuesta a sufrir alergia al sol, ya que no se trata de un problema que sea hereditario.

Síntomas comunes en la alergia al sol

La alergia al sol suele generar dos reacciones muy habituales: urticaria y erupciones solares polimorfas. Estas lesiones en la piel no suelen dejar marcas, pero si la persona se rasca en exceso puede quedar alguna marca. Además, también aparece el ya mencionado picor, quemazón y escozor, como contaban algunos miembros de las empresas cerrajeros Catarroja.

Es importante tener en cuenta una serie de cuidados durante los meses de verano, como evitar pasar mucho tiempo al sol, evitar exponerse al sol en horas de máximo calor y hacer siempre uso de una crema solar que tenga un alto factor de protección. También resulta conveniente hacer uso de antihistamínicos orales para poder tratar el problema de alergia.

Es aconsejable hacer uso de gorra, gafas de sol, prendas de ropa larga y si resultase necesario guantes, evitando que los rayos solares incidan directamente sobre la piel causando daños o lesiones en la misma. Si existen lesiones producidas con anterioridad, habrá que seguir estos mismos consejos para evitar que las lesiones vayan a más y puedan curarse eficazmente.

Si eres amante de tomar el sol toma precauciones para evitar que tu piel pueda verse afectada. Al igual que tomas precauciones para cuidar tu piel, no olvides tomar precauciones a la hora de salir de casa para ir a la playa o la piscina a tomar el sol y asegúrate de contratar una buena empresa que equipe tu casa ante intentos de robo que puedan producirse cuando no estés en casa.