Es muy importante socializar a los perros Bull Terrier desde cachorros para evitar problemas futuros. Es conveniente educarlo desde cachorro y ser firme ante cualquier muestra de agresividad para conseguir un buen comportamiento futuro. Los Bull Terrier necesitan hacer mucho ejercicio para quemar la enorme cantidad de energía que tienen. Si bien son perros que aprenden nuevas cosas con facilidad, resultan más difíciles de entrenar que otras razas de perros porque se distraen con la misma facilidad con la que aprenden.

Su naturaleza amigable significa que no son usados frecuentemente como perros guardianes, pero su apariencia física puede ser imponente. El Bull Terrier y el Bull Terrier en miniatura tienen un aspecto fuerte y musculoso.

Sus ojos son siempre oscuros, estando admitidos en los estándares de la raza el color negro y marrón. Tienen forma almendrada o triangular, algo pequeños en proporción a la cabeza. Se trata de una de las razas más sencillas de identificar y es que el Bull terrier Inglés posee un hocico alargado muy característico, que junto con sus ojos almendrados le dan una personalidad única. ponerse en contacto con empresas especializadas en la cría de este tipo de razas, como pueden ser los criaderos de Bull Terrier miniatura Costa Cabana. Vamos a conocer un poco más sobre este criadero y por qué es una de las mejores alternativas a la hora de conseguir ejemplares de esta raza en particular. A tener en cuenta de esta raza es que sus huesos tardan en desarrollarse de 12 a 18 meses.

Para tener un bull terrier es necesario tener una buena autoestima, pues el estigma de la peligrosa raza canina a menudo trae consigo una serie de dificultades. A parte de las restricciones en cuanto a la tenencia, la cría y la importación de los bull terriers, además, es frecuente tener que luchar contra los prejuicios y la hostilidad de otras personas. Aquellos que tienen un bull terrier tendrán que acostumbrarse a las miradas despectivas, las reacciones histéricas o las dificultades a la hora de encontrar una vivienda. Antes de adquirir un perro de esta raza piénsate bien si te ves capaz de lidiar con este tipo de reacciones.

Su objetivo era crear un perro con las mejores características de ambas razas que no se asociara solo con las pelas, sino que fuese amistoso y cariñoso, y después de muchos cruces nació el llamado bull terrier. Se cree que Hinks añadió al cruce además el dálmata y el galgo inglés, aunque no está confirmado. Su personalidad le diferencia mucho del Bulldog, aunque comparte parcialmente sus características físicas. El Bull Terrier es una raza amigable pero puede tener una racha obstinada y traviesa. Esto significa que la formación y la socialización coherentes desde una edad temprana son especialmente importantes.

Cada perro es un mundo, y aunque normalmente se tiende a generalizar con las distintas razas,la personalidad depende exclusivamente del tipo de animal. Sin embargo, por muchas diferencias que haya no se puede negar que las similitudes son una realidad.

El Bull Terrier es una raza que fue creada en Inglaterra para los combates entre perros y toros que existían en el pasado. El objetivo fue mejorar a los bulldogs, que eran valientes pero les faltaba agilidad, y para eso se los cruzó con el antiguo terrier inglés blanco. Una lealtad que se ve incrementada cuando se adoptan desde que son sólo pequeños cachorros. Aunque el nombre pueda llevar a confusión, el Bull terrier no está directamente relacionado con el pit Bull terrier americano. El estándar de Bull terrier miniatura es muy parecido al del Bull terrier, salvo en lo relativo a la alzada a la cruz, que no debe superar los 35,5 cm. Debe dar la impresión de buena sustancia para el tamaño del perro. Los Bull Terriers son valientes y divertidos, pero generalmente pacíficos, y a pesar de sus orígenes, suelen ser encantadores y normalmente no buscan problemas.

A pesar de que sigue habiendo muchos prejuicios en torno a esta raza, se trata de un animal sosegado, tranquilo y, sobre todo, cariñoso y dulce con la familia. No es un perro agresivo por naturaleza, pero necesita ser correctamente educado y recibir una socialización completa. Es conveniente adiestrarle desde cachorro y mantenerse firme ante cualquier muestra de agresividad para conseguir un buen comportamiento futuro.