La meditación es un enfoque para entrenar la mente, similar a la forma en que la aptitud física es un enfoque para entrenar el cuerpo. Pero existen muchas técnicas de meditación, así que

¿cómo se aprende a meditar?

 

“En la tradición budista, la palabra ‘meditación’ es equivalente a una palabra como ‘deporte’ en los EE.UU. Es una familia de actividades, no una sola cosa”, dijo el director del laboratorio de neurociencia de la Universidad de Wisconsin, el Dr. Richard J. Davidson, al New York Times. Y las diferentes prácticas de meditación requieren diferentes habilidades mentales.

 

Es extremadamente difícil para un principiante sentarse durante horas y no pensar en nada o tener una “mente vacía”. Tenemos algunas herramientas como un DVD de meditación para principiantes o una cinta para la cabeza con sensor cerebral para ayudarte en este proceso cuando estés empezando. En general, la forma más fácil de empezar a meditar es centrándose en la respiración, un ejemplo de uno de los enfoques más comunes de la meditación: la concentración.

 

MEDITACIÓN DE CONCENTRACIÓN

La meditación de concentración implica centrarse en un solo punto. Esto podría implicar seguir la respiración, repetir una sola palabra o mantra, mirar fijamente la llama de una vela, escuchar un gong repetitivo, o contar cuentas en un mala. Como enfocar la mente es un reto, un principiante podría meditar sólo unos pocos minutos y luego trabajar en duraciones más largas.

 

En esta forma de meditación, simplemente reenfocas tu conciencia en el objeto de atención elegido cada vez que notas que tu mente deambula. En lugar de perseguir pensamientos al azar, simplemente los dejas ir. A través de este proceso, tu habilidad para concentrarte mejora.

 

MEDITACIÓN DE ATENCIÓN PLENA

La meditación mindfulness anima al practicante a observar los pensamientos errantes a medida que se desplazan por la mente. La intención no es involucrarse con los pensamientos o juzgarlos, sino simplemente ser consciente de cada nota mental a medida que surge.

 

A través de la meditación mindfulness, puedes ver cómo tus pensamientos y sentimientos tienden a moverse en patrones particulares. Con el tiempo, puedes ser más consciente de la tendencia humana a juzgar rápidamente una experiencia como buena o mala, agradable o desagradable. Con la práctica, se desarrolla un equilibrio interior.

 

En algunas escuelas de meditación, los estudiantes practican una combinación de concentración y atención. Muchas disciplinas requieren quietud – en mayor o menor grado, dependiendo del profesor.

 

OTRAS TÉCNICAS DE MEDITACIÓN

Hay varias otras técnicas de meditación. Por ejemplo, una práctica de meditación diaria entre los monjes budistas se centra directamente en el cultivo de la compasión. Esto implica visualizar los eventos negativos y reformularlos en una luz positiva transformándolos a través de la compasión. También hay técnicas de meditación en movimiento, como el tai chi, el qigong y la meditación caminando.