En flores para tanatorio les vamos a explicar la manera de realizar nuestras coronas funerarias.

 

El tamaño sí importa

Lo primero que tendremos que escoger es el tamaño y tipo de aro donde vamos a realizar la corona, los hay de dos tipos, de paja o de poliuretano. El tamaño dependerá de lo pequeña o grande que queramos hacer la corona. El tamaño de los aros oscila desde los 40 hasta los 90 cm de diámetro.

Según el modelo de corona funeraria le pondremos un cabecero, dos cabeceros o ninguno.

Si vamos a poner cabeceros tendremos que poner una esponja mojada con su rejilla y anclarla a la corona. El cabecero puede ser de una esponja o media.

 

La elección de las flores para el funeral

Si no queremos poner cabecero a continuación debemos de seleccionar las flores para funeral que queramos poner en la corona y a continuación tendremos que pincharlas en la corona de una manera asimétrica y ordenada. Las primeras flores a colocar son los verdes que queramos poner (Helecho, Madroño, Thuya….) que nos servirá de fondo de la corona para evitar que se vean huecos, además de dar belleza a la corona.

Si deseamos poner cabeceros tendremos que rellenar el aro de la corona de verdes en su diámetro y lo que quede libre del cabecero de claveles, estos deberán de ir pinchados de manera uniforme. Se suelen poner claveles de un color o de dos.

Cuando hayamos puesto los claveles procedemos con el cabecero, compuesto de una esponja mojada para conservación de la flor. Pondremos la flor deseada en el cabecero con cuidado de no hacer demasiados agujeros y evitar que se rompa.

La importancia de los detalles

Es importante la elección de colores para evitar que la corona no quede muy cargada ni muy escueta, por eso disponemos un amplio catálogo en nuestra página en la que aparecen las coronas más bonitas y solicitadas.

Por último se debe colocar la cinta, si es preciso, en la corona. Debe de estar bien sujeta para evitar que se caiga.

El proceso de elaboración de una corona suele estar entre 30-60 minutos.