No podemos negarles a nuestros hijos la oportunidad de aprender cuanto antes, está claro que si son muy pequeños no los vamos a mandar a otro país y procuraremos que aprendan de la mejor manera posible en clases particulares y campamentos de verano. Pero los chicos que ya tienen edad para poder pasar unos días fuera de casa, lo ideal es que  viajen y acudan a algún curso de verano de inglés en Inglaterra, de este modo no solo les ofreceremos la oportunidad única de aprender inglés, sino que también les ofrecemos la oportunidad de estar fuera de casa, de hacerse responsables, de ser conscientes de que las cosas son distintas, la oportunidad de aprender cómo se vive en otros lugares y de que se hagan un poco más independientes. Sin duda es algo que nuestros hijos nos agradecerán el día de mañana, algo que sabrán apreciar, algo que verán como muy positivo en su educación y que posiblemente les haga darse cuenta de que las cosas que más cuestan son las que más se valoran y las que más se disfrutan en la vida.

Tenemos un amplio espectro de decisión a la hora de elegir campamentos, los tendremos cerca de las capitales, campamentos rurales o campamentos que están ubicados en zonas costeras.

La última y más importante razón, nuestros hijos aprenderán divirtiéndose y casi sin darse cuenta. Además de practicar este idioma relacionado con su vida diaria y no sólo dentro del ámbito académico.

Cothill House

 

Se trata de otro campamento que imparte cursos de inglés para niños de entre 8 y 14 años de edad. Clases intensivas de 15 horas semanales, combinadas con actividades deportivas, artísticas o de aventura para las tardes.

 

aparte de poder realizar actividades como esgrima o joyería los niños podrán ir de excursión a sitios tan emblemáticos como los Harry Potter Studios.

 

¿Qué podremos encontrar en este tipo de cursos de verano en inglés para niños?

Tendremos a la disposición de nuestros hijos todo el material didáctico que necesiten, aparte del material deportivo que necesiten para practicar las actividades del campamento. Habrá reuniones informativas para padres, traslados en autobuses si es necesario.

Alojamiento, pensión completa, monitores profesionales, coordinadores de ocio y tiempo libre y seguro de accidentes y responsabilidad civil.

 

USA

Antes irse de intercambio suponía hospedarse en casas de personas ajenas, un duro paso para los padres y para el alumno que viajaba porque no sabía realmente quienes iban a ser.

Ahora hay agencias como Lingoo que se encargan de que conozcas anteriormente a la familia antes de hacer la reserva o en ponerte en contacto y que hables con ellos e intercambies opiniones.

Así sabréis como es vuestro compañero de experiencia antes de llamar a su puerta, conseguireis un grado mayor de confianza a la hora de mandar a vuestros hijos a un país extranjero.

Mandar a tu hijo a un país tan lejano durante un curso entero es una difícil decisión, pero en la mayoría de agencias de intercambio se encargan de todo el papeleo necesario.

En resumen, pasar un año escolar en USA es la mejor opción para el futuro de tus hijos. No se trata de un destino cercano como Londres, el cual es una buena opción para viajes más cortos.

Toda una experiencia para  elegir las ciudades y estados que más os gusten, una gran diversidad de culturas, paisajes, tradiciones… y un gran destino de vacaciones para ir a visitar a vuestros hijos.

Uno de los primeros sitios en los que pensamos es Nueva York. Asistir en verano a un curso de inglés en esta ciudad es una oportunidad irrechazable. Aparte de ser la capital, es una ciudad que tiene un alma propia.

Como pasa en todos los programas de idiomas en los que nuestros hijos se van a vivir a un país de habla inglesa estarán oyendo inglés a todas horas. En las calles, en el metro, en los comercios, en los cines o en todos los espectáculos.

Podrán aprovechar las clases para adquirir todo lo referente a la gramática, sintaxis, escritura o vocabulario y después aprovechar y ponerlo en práctica.

Las clases suelen ser de grupos reducidos, con profesores especializados en cursos intensivos de verano y tutores para que tus hijos siempre estén atendidos en todas sus necesidades.  Y que cuando llegue la hora de la vuelta a clase tengan un nivel mucho superior del que se fueron.

Tu a Boston y yo a California. podría ser el título del próximo viaje de vuestra familia. Elegir Boston como opción para un curso de inglés de verano para niños es otra de las opciones más recurrentes.

Harvard, Tufts o MIT tienen su sede en esta ciudad. El prestigio que tienen los alumnos que acaban allí sus estudios no tiene rival.

Si aún quieres viajar más lejos y hacer del curso de inglés de tus hijos una aventura que no olvidarán nunca, ¿Porqué no elegir Australia como destino?

Hay más de once academias en Australia que ofrecen cursos de verano de inglés para niños. Cursos en los que podrán aprender el idioma con juegos, actividades de deporte, excursiones y actividades programadas por profesionales.

Un curso de dos semanas puede costar unos 900 euros con alojamiento incluido. U pack de curso, verano inigualable y aventuras aseguradas. Una forma diferente y espectacular de aprender inglés.