No nos hace falta recurrir a series o a películas para que la vida de los abogados penalistas y criminalistas parezca sacada de la ficción. En nuestro país hay nombres que se han vuelto más famosos que el de Ally McBeal o el de Saúl.

Entre los abogados penalistas Madrid tenemos que mencionar Juan Gonzalo Ospina que, con sus apariciones en los medios (televisión, periódicos, etc.), su último libro que se titula “El abogado Líder” y sus casos de éxito, es uno de los abogado más mediáticos y más popular de la capital. Y no podrías que ser así: su experiencia y su talento en los juzgados hacen que sea uno de los abogados más exitoso de Madrid. No sería de extrañar que hicieran una serie de este abogado, todavía tan joven pero con uno de los mejores curriculum en su especialidad, y una gran fama a la hora de alcanzar pactos judiciales y extrajudiciales.

Otro abogado en derecho penal que podremos mencionar es el Cristóbal que en los telediarios protagonizandocasos tan sonados como el de Gürtel, el del excontable, de la trama de Nóos, Palau o Neymar. Entre sus clientes, también podremos mencionar el ex-alcalde de Sabadell en el caso Mercuri, Leo Messi o Josep Lluís Núñez.

Conocido como “el abogado de moda”, José Ángel González Franco, representa a la nueva generación de abogados penalistas de Barcelona. A sus espaldas colecciona casos mediáticos como el del presidente del famoso club de futbol Barcelona, Josep Maria Bartomeu.Participa en casos como el de Neymar, en el caso Gürtel y Pokemon. Defendió de un delito fiscal a la familia Gordia. Como peculiaridad hay que señalar que, además de solucionar casos de gran repercusión mediática, este abogado penalista es también poeta, autor de obras que avala el mismísimo Pere Gimferrer.

Seguro que si pudiésemos asomarnos con una cámara en los despachos de estos y otros abogados penalistas, la realidad superaría a la ficción. Pero, ¿cuáles son los casos más comunes al que se enfrentan estos abogados? Vamos a verlos.

 

Delito de tortura

Se trata de delitos cometidos por la autoridad cuando estos abusan del poder de su cargo para poder obtener información o la confesión de algún delito imputado a la persona retenida. Este tipo de delito entra dentro de los de integridad moral. Fueron muy sonados los casos de la prisión de Guantánamo, en los cuales a los presos se les privaba de los sentidos a modo de tortura, se les daban duchas frías o se les dejaba dormir en habitáculos con sus propias heces.

Delito de acoso

Se trata de un delito que fue añadido en la última reforma del código penal, basado en el hostigamiento o acecho mediante llamadas telefónicas, redes, seguimiento o cualquier otra forma de acoso. En este tipo de delitos, la persona hostigada siente gravemente dañada su libertad y no se siente segura aunque no haya delito de violencia hacia ella. Hace un par de meses un hombre fue acusado de delito de acoso por mandar más de 300 mensajes a su expareja.

Delito de tráfico de drogas

Uno de los más comunes, aunque la mayoría por faltas leves. No se trata solo de un acto de tenencia, sino de transporte y tenencia. Se tipificará como delito, si la cantidad transportada excede de forma considerable las que se puedan dar como uso personal.

Delito por maltrato

Aunque se trate del último de la lista no es, por desgracia, uno de los que menos ven los abogados penalistas Madrid como Juango Ospina. Contiene todo aquel acto que suponga un daño tanto físico como psicológico hacia una persona con la que hemos tenido una relación sentimental.

 

Desafortunadamente, estos son solo algunos de los delitos a los que se enfrentan los abogados en derecho penal en nuestro país ya que existen muchos más.