La forma como se cocina influye directamente en la salud de las personas, ya que dependiendo como se realiza la comida, dependerá de la cantidad de grasa que consumamos. No solamente es comprar alimentos sanos, es también la manera de prepararlos y cocinarlos.

La salud depende de una alimentación sana, es por eso que cada día más, es necesario aprender a preparar los alimentos, de igual manera debemos adquirir los accesorios y utensilios de cocina aptos para ello.

Los diferentes tipos de cocción que existen son:

Cocción en medio líquido o húmedo, donde se encuentras los siguientes métodos:

  • Hervidos, es un tipo de cocción utilizado y difundido en casi todas las culturas por la facilidad que implica, se cocinan legumbres y cereales, es una cocción lenta, tapados para que no se pierdan los nutrientes de los alimentos.
  • Al vapor, un método saludable y delicioso de cocinar los alimentos, las vitaminas y minerales son conservados en este tipo de cocción. La técnica es muy fácil, ya que se utiliza el vapor del agua para cocinar, colocando una rejilla dentro de un recipiente con agua en el fondo. Aunque en el mercado existen vaporeras muy económicas para realizar este tipo de cocción.
  • Blanqueados, es una cocción de muy corta dirección en abundante agua hirviendo, que se realiza desde unos segundos a unos dos minutos, dependiendo del alimento a cocinar. Precisa de un enfriamiento rápido en agua helada, para detener la cocción de los alimentos.
  • Escalfado, o pochado es una técnica mediante la cual los alimentos se cocinan en un líquido, que puede ser caldo, leche o agua, mientras se agita lentamente, la temperatura del escalfado debe ser aproximadamente 80” C, y el alimento debe quedar completamente sumergido en el liquido caliente durante el proceso.
  • Baño de María, la técnica consiste en proporcionar calor indirecto a los ingredientes que se cocinan, ofreciendo una temperatura suave, uniforme y constante. Se introduce en un recipiente de mayor densidad, otro recipiente mas pequeño, en este recipiente de mayor densidad se agrega agua y se lleva al fuego. El agua es el conductor que dará calor indirecto al contenido del recipiente de menor tamaño, cocinándose de forma homogénea y lenta.
  • Cocina al vacío, técnica muy utilizada en restaurantes y establecimientos dedicados a la elaboración de alimentos, se utiliza con la finalidad de cocinar los alimentos a baja temperatura y por un tiempo más prolongado, consiguiendo con ello unas cualidades organolépticas y nutricionales mejores que las que se obtienen con otros métodos de cocción.

Cocción en seco, cocción en medio aéreo o por concentración, donde podemos encontrar los siguientes métodos:

  • A la brasa, este método esta considerado el mas antiguo utilizado para la cocción de los alimentos, aparte del que es considerado como el método que más sabor transmite. Es importante que no queden llamas, sólo brasas.
  • A la plancha, con este método los alimentos también toman más sabor, además que los alimentos grasos como carnes, pescados y cerdo quedan más digestivos, ya que pierden grasa en la cocción. El aceite utilizado es muy poco.
  • Al horno, método mas antiguo, los alimentos quedan muy digestivos si la cocción se hace de la manera adecuada, es decir de manera lenta y a fuego bajo y con muy poca grasa.
  • Gratinado, es un método de cocción o técnica que se realiza generalmente en el horno, aunque también hay accesorios y utensilios de cocina específicos como la salamandra, y en ciertos casos se recurre incluso al soplete de cocina. De lo que se trata es de proporcionar calor a la parte superior del plato preparado para crear una corteza dorada y crujiente, lo que a su vez protege el interior del preparado, con su jugosidad y aromas condensados.
  • A la sal, método muy sano, también es uno de los métodos más antiguos para cocinar y conserva los nutrientes de los alimentos que se cocinan, cocinar a la sal no proporciona un plato muy salado, el pescado, la carne o lo que se desee cocinar a la sal, absorberá la cantidad justa y necesaria de este condimento.

Cocción en medio graso, encontrando los siguientes métodos:

  • Fritos o rebozados, este método es uno de los menos saludables. Cuando practique este método trate de no freír a temperaturas no muy excesivas y hacerlo con aceites sanos como el oliva o girasol. Es un tipo de cocción para usar de vez en cuando y siempre acompañado de alimentos crudos para mejorar su digestibilidad.
  • Rehogar o sofreír, el rehogado es un método de cocción que se realiza a alta temperatura, pero sin superar los 100º C, con los ingredientes cortados pequeños y con el aceite justo y necesario para que se lubriquen, sofreír alimentos es someterlos, del mismo modo, en un recipiente sobre una fuente de calor y un medio graso que los lubrique, pero cocinándolos a fuego lento. Esta es la principal diferencia.

Cocción mixta o combinada, donde están los siguientes:

  • Guisado, guisar es preparar los alimentos haciéndolos cocer en una salsa (o caldo), después de rehogados. Con esta técnica se obtienen platos muy sabrosos y generalmente muy nutritivos, siendo los vegetales muy utilizados junto a carnes más magras, además de las legumbres o los cereales que por sí solos son sencillamente muy saludables. Suelen tener un contenido calórico elevado y debemos utilizar aceite de oliva y poca sal.
  • Estofados, La técnica de estofar suele utilizarse con piezas de carne (enteras, deshuesadas o troceadas) u otros ingredientes que necesitan una cocción lenta y prolongada para que queden tiernos, generalmente sumergidos en caldo o jugos de cocción que le suman sabor, y se caracteriza porque se cocina con el recipiente tapado, evitando la evaporación y, en consecuencia, conservando los propios jugos de los alimentos y de los ingredientes incorporados para la cocción.
  • Brasear, El braseado es ideal para cocinar cortes más duros, en los que se hace necesaria la rotura de fibras. El resultado es una elaboración muy tierna, sabrosa y con los sabores de los ingredientes bien integrados. Hay muchos platos tradicionales que se realizan mediante esta antigua técnica culinaria francesa. Es una técnica culinaria combinada, generalmente se compone de dos pasos, utilizando el método de calor seco y el húmedo. En primer lugar, se cocina el alimento, que suele ser en piezas grandes (sean carnes, pescados o verduras,) en aceite de oliva para dorar la superficie (esta es la diferencia con el estofado) y crear la concentración de los jugos, y se termina la cocción por medio húmedo con la incorporación de líquido, caldo, agua o algún vino o licor en pequeña cantidad (lo que también lo diferencia básicamente del guiso o estofado), así como de verduras. Esta última cocción se realiza a fuego lento y por un tiempo prolongado. Utilizar los accesorios y utensilios de cocina adecuados ayudaran en la elaboración de los alimentos.