Una negligencia médica designa una lesión causada a un paciente y se produce cuando el personal sanitario no actúa de la forma correcta, es decir no sigue los principio legales y éticos.

En este sentido se considera que haya actuado en contra a la lex artis, o sea en contra de los niveles exigibles, según la ley.

 

Negligencia médica

Cuando un paciente sufre daño físico o moral como consecuencia de un procedimiento médico imprudente (o hecho desde el desconocimiento), estaremos frente una mala praxis médica.

Para que se considere negligencia en el ámbito sanitario, tienen que presentarse 3 condiciones:

  • Por un lado, la lesión. Esta puede ser inmediata o no, y física o moral. Por ejemplo, un mal diagnóstico que perjudique las posibilidades de curación del paciente puede ser sinónimo de una negligencia médica. Del mismo modo, no es necesario que la lesión cause un menoscabo en la integridad física del paciente. Así, una marca meramente estética puede suponer responsabilidad del personal sanitario cuando se deba a una mala praxis.
  • La mala praxis.  O sea actuar en contra del protocolo sanitario o los estándares de la profesión. La mala praxis puede derivar de un descuido de la diligencia debida o indebida.
  • El nexo causal. La lesión debe ser consecuencia de la mala praxis. A falta de la relación de causalidad (es decir, si el daño se produce incluso al aplicar el tratamiento correcto y al actuar de manera correcta) el paciente lesionado no tendrá derecho a indemnización por negligencia médica.

Los sanitarios y todo el personal tienen el deber de preservar la salud del paciente aunque el resultado no siempre está en sus manos. Sin embargo, existen unos estándares orientados a la curación, por ello el personal sanitario no puede apartarse injustificadamente de ellos.

 

Cómo se debe actuar ante una negligencia médica

Lo primero que se debe hacer cuando se sospecha que se está frente a una negligencia médica es solicitar asistencia de los expertos: los abogados. Y es que el proceso de reclamación no es sencillo.

Según el letrado tome papel en el asunto, realizará un estudio de viabilidad; para ello, deberá contar con:

  • La documentación pertinente.  Por tanto, deberán recopilarse todos los documentos de interés para aclarar el caso, y en particular deberá analizarse el historial médico, recetas y partes de bajas, dependiendo del caso.
  • La opinión de un perito médico. Los abogados negligencias médicas suelen colaborar con peritos médicos de confianza. Estos analizarán la situación desde la perspectiva de un facultativo para determinar si concurre o no la mala praxis médica.