Si bien por regla general la menopausia suele ocurrir aproximadamente a los 50 años de edad, existen algunos casos en los que pueden darse tan temprano como a los 40, o incluso a los 35 años de edad.

Y en cualquiera de estos casos conlleva ciertos síntomas y signos que pueden darse de una manera más o menos fuerte e intensa en cada mujer.

Cuando la menopausia se da antes de los 40 años de edad se le suele llamar menopausia precoz o prematura.

Sin embargo, hay que destacar que no es lo mismo menopausia precoz o prematura que menopausia temprana.

En este sentido debemos decir que si bien básicamente ambas se dan antes de la edad normal (promedio) en la que suelen alcanzar la menopausia la mayoría de las mujeres, la menopausia temprana es diagnosticada cuando la mujer alcanza la menopausia antes de los 45 años de edad.

Y la menopausia prematura o precoz se da cuando la alcanza antes de los 40 años de edad.

Y si bien esta es una diferencia poco perceptible, es importante aclararlo.

Además, la menopausia prematura muchas veces se usa indistintamente para hablar de la insuficiencia ovárica prematura, que es una condición en la que los ovarios dejan de funcionar con normalidad antes de los 40 años de edad.

Pero hay una importante diferencia entre ambas, ya que la menopausia prematura indica y supone un cese total del flujo menstrual, mientras que las mujeres que experimentan insuficiencia ovárica prematura pueden seguir teniendo periodos más o menos regulares durante años e incluso pueden quedar embarazadas.

Entonces, ¿qué causa es lo menopausia prematura?

La menopausia precoz o prematura puede darse por distintos motivos entre los que se destacan:

  • La extirpación quirúrgica de los ovarios.
  • El daño causado en los ovarios debido a un tratamiento por cáncer.
  • Los antecedentes familiares en este sentido.
  • Un fallo ovárico a una edad temprana que provoque una disminución de la producción de hormonal normal.

¿Cuáles son los efectos y síntomas de la menopausia precoz en el cuerpo de la mujer?

Los síntomas de la menopausia precoz son parecidos en general a los de la menopausia “natural”, y puede diferir de una mujer a otra la intensidad y duración con que se presenten.

Los síntomas más comunes de la menopausia precoz son:

  • Irregularidad en el ciclo menstrual.
  • Disminución del deseo sexual o libido.
  • Problemas para dormir como insomnio o somnolencia durante el día.
  • Problemas de concentración y de memoria.
  • Sudores nocturnos y sofocos que pueden ser más o menos intensos en cada caso en particular.
  • Dolores de cabeza y mareos.
  • Ansiedad y depresión.
  • Caída del cabello y un deterioro de la salud del mismo.
  • Aumento de peso sobre todo en ciertas áreas del mismo como las caderas.
  • Pérdida del control de la vejiga.
  • Irritabilidad y cambios de humor bruscos.
  • Picazón de la piel.
  • Sequedad de la boca.
  • Fatiga y cansancio.

¿Cuáles son los factores de riesgo asociados con la menopausia precoz?

Entre los factores de riesgo que pueden conllevar la menopausia precoz se encuentran una mayor probabilidad de tener osteoporosis como así también enfermedades cardíacas, entre otros problemas de salud frecuentes de esta etapa.

Lo cual se debe a que el organismo pierde la protección natural de las hormonas femeninas frente a estos problemas de salud.

Por ello la orientación de un profesional de la salud es prioritaria e imperante, para poder hacer frente a esta situación de la mejor manera posible tanto físicamente como mental y psíquicamente.

Si quieres saber más sobre la menopausia precoz puedes visitar esta web sobre Menopausia.