Del mismo modo que el resto de industrias, el ámbito de la publicidad ha tenido que adaptarse por completo a las nuevas demandas del mercado y las nuevas tendencias de los nuevos escenarios a los que tenemos que ir enfrentándonos. Más concretamente, ha sido el marketing digital el encargado de explorar nuevas fórmulas de publicidad. Entre ellas, la publicidad RTB. También conocida como publicidad programática.

Mediante este nuevo concepto, se hace referencia a la capacidad que ofrecen las plataformas actuales de publicidad de alquilar sus espacios en tiempo real en base a una serie de audiencias que siguen unos atributos en particular. Es decir, se trata de elevar a un nuevo nivel las posibilidades de segmentación ante las que nos encontramos.

¿Qué es la publicidad RTB?

La publicidad RTB basa su funcionamiento en, como ya hemos mencionado, el alquiler de espacios publicitarios a tiempo real. De este modo, a partir de un sistema de pujas, se venden los mismos al mejor postor. Todo el proceso de desarrollo se lleva a cabo de manera automatizada. Comprando un espacio de un banner que va a ser visible en el momento en el que un tipo de cliente en particular va a poder ser visto de acuerdo a los intereses de un potencial cliente.

Frente al marketing tradicional, basado en los datos del usuario en base a su historial de búsqueda, la publicidad RTB presenta una gran cantidad de oportunidades. El RTB pone a disposición de los anunciantes un tipo de información que hasta el momento actual se desconocía por completo. Gracias a las posibilidades a nivel de datos que demuestran, es posible comprar espacios publicitarios y elevarnos a un nuevo. Asegurando en todo momento la cobertura de todas las necesidades con las que cuentan las plataformas específicas.

¿Cómo desarrollar una estrategia de publicidad programática?

Identifica cuáles son tus objetivos

Como ocurre en cualquier estrategia de publicidad, el primer paso que debemos recorrer es el de identificar cuáles son nuestros objetivos e investigar en torno al conjunto de nuestras acciones. Definir cuál es el público al que nos queremos dirigir y describir el que queremos que sea nuestro buyer persona nos permitirá asegurar nuestro mayor éxito.

Al mismo tiempo, es necesario conocer que en base a los objetivos definidos previamente, deberemos seleccionar tanto los canales a partir de los cuales transmitimos nuestro mensaje como lo relacionado con la segmentación de nuestro público.

Selecciona los canales

Para poder impactar en la audiencia deseada, es necesario llevar a cabo una estrategia previa de identificación de todos los canales que pueden ser afectivos. Para ello, debemos conocer cuáles son aquellos que presentan una mayor capacidad de adaptación de acuerdo a la tipología de campaña con la que contamos.

Elementos tales como la tasa de clics, el número de impresiones o las acciones de branding son fundamentales en nuestro día a día. Las diferentes herramientas que se utilizan para alcanzar a nuestra audiencia se vuelven uno de los elementos fundamentales. Conocer los canales, uno de los ejes vertebradores de nuestra audiencia.

Segmenta a tu público

Uno de los pasos más relevantes hace referencia a la segmentación de nuestro público. En este sentido, conviene tener en cuenta que el objetivo último que se persigue mediante una buena estrategia de publicidad programática es causar el mayor impacto en nuestro público objetivo.

Para ello, es necesario que seamos capaces de captar al máximo su atención. Identificar cuáles son aquellos canales que van a permitirnos garantizar al máximo nuestras estrategias es fundamental para asegurar la mayor optimización posible.