En el momento en el que se va a establecer una sociedad mercantil, u otro tipo de sociedad, es importante el conocimiento claro y conciso del objeto social, así al construir la sociedad los problemas serán menores.

Es por ello que, te enseñaremos que es un objeto social y las actividades que lo componen.

El Objeto social. ¿A qué se refiere?

Al establecer un contrato de sociedad un objeto social es el elemento esencial e importante, ya que, este hace referencia a las actividades que serán llevadas a cabo por la sociedad.

El objeto social sociedad limitada establece que actividades incluirá, los requisitos que se necesitaran para llevarlo a cabo y ellos deben estar expresados en los Estatutos Sociales.

Es importante entender que de ser necesario un objeto social debe ser amplio, ya que así cubrirá todas las posibles necesidades que vaya a realizar la empresa.

¿Cuáles son las actividades de un objeto social?

Las actividades del objeto social deben encontrarse bien definidas, de forma concreta y clara para que así no existan posibles equivocaciones en el Registro Mercantil, estas tienen que ver con aquello a lo que se va a dedicar la empresa.

El fallo a la hora de establecer las actividades con claridad provocaría un atraso a la hora de establecer la empresa, y causaría problemas en cualquier plan que se posea.

Ahora bien, para poder cumplir con el requisito que es poseer un objeto social, se debe hacer a través del código CNAE, que en sus 538 rubros presenta una serie de actividades detalladas para poder establecer el propio.

¿Es posible cambiar el objeto social?

Al establecerse la empresa el objeto social es una de los primeros requisitos a necesitar, aun así después de haber establecido la empresa es posible cambiar un objeto social, se debe tener en cuenta que para ello se precisa una junta general  y que el acuerdo obtenido de esta se eleve a un notario público.

Sin embargo, es necesario entender que el cambio de objeto social también puede tener costes altos de dinero y tiempo, dependiendo de cómo se encuentre la empresa. Por ello, es importante siempre redactar el objeto social contemplado un futuro y las posibilidades de expansión.

El que una empresa posea un objeto social claro, da a sus socios un gran abanico de ideas, ganancias y la posible expansión de la misma empresa. Por eso es importante el detalle y el tiempo que se le dedico a su creación, ya que es lo que va a definir el negocio y sus actividades.